Artículos doctrinales

18/12/2013

El Milenio ‘descafeinado’

Milenio del Reino de Granada ‘1013-2013’

milenio 2Al inicio del siglo XI se descompone el poder central de la España musulmana que es el Califato de Córdoba, siendo entonces cuando diferentes facciones de poder de Al-Ándalus se alzan con el control de zonas concretas, conformando un poder político independiente que serían los llamados Reinos de Taifas. La familia de origen bereber de los Ziríes, se hace con el control de la cora o región de Elvira, que tenía su sede en la ciudad de Medina Elvira, cerca de Atarfe según fue organizada en el Califato. Pero esta ciudad, a pesar de estar bien enclavada en las rutas comerciales, no poseía las características necesarias para una eficaz defensa, como requería la capital de un nuevo reino que previsiblemente tendría numerosos ataques externos. Es por ello que se decide trasladar la capital del nuevo Reino de Taifa Zirí a la zona del Albayzín de Granada.

En el año 1013 se produce éste éxodo de la población de Medina Elvira hacia la ciudad de Granada, construyéndose la Alcazaba Cadima, mejor situada para su defensa y bien abastecida de agua. Asimismo, este año se conforman los límites del reino fundado por la dinastía Zirí, tomando la ciudad de Granada gran importancia al convertirse en la capital del Reino de Granada, que como entidad política independiente, vivió dos periodos que se corresponden a la dinastía Zirí y a la Nazarí, separados ambos por las invasiones de almorávides y almohades desde el norte de África. Muchos son los aspectos en los que alcanzó altas cotas de importancia el Reino de Granada, en cada una de sus tres coras o regiones que llegó a tener: la de Elvira con capital en Granada, la de Takurunna con capital en Málaga y la de Bayyana con capital en Almería.

La ciudad de Granada ha vivido este año inmersa en las celebraciones del Milenio del Reino de Granada ‘1013-2013’, aunque solo se han realizado talleres, jornadas, exposiciones, espectáculos de música y teatro, encuentros y mesas redondas, así como un sello y unas monedas conmemorativas, sin que se haya realizado ningún monumento conmemorativo de esta importante efemérides, como por ejemplo sí se hizo con la plaza de los Héroes de Budapest, donde se erigió en conmemoración del milenio de dicha ciudad, al igual que hizo León cuando celebró en 2010 el 1.100 aniversario de la Fundación del Reino de León, erigiendo en Astorga –antigua capital del Reino– un monumento de 9 metros de altura fundido en acero, que consistía en un desfile de pendones titulado ‘Once lados, once siglos, una corona’ y estaba apoyado sobre una base endecagonal, dedicando un lado del polígono a cada siglo que cumplía el viejo reino.

Esta obra –cuyo coste ascendió a 69.146 euros- se incorporó a una de las vistas más clásicas de la ciudad de Astorga, recortándose en la muralla, combinado con el palacio episcopal de Gaudí y la Catedral. Frente a este reciente ejemplo leonés, una ciudad como Granada, capital de un Reino tan importante que motivó que su enseña –la Granada– luzca en nuestro escudo nacional, merecía bastante más. Sobre todo cuando leemos que la presidenta del Consorcio del Milenio del Reino de Granada, presentó este año un presupuesto para actividades conmemorativas de 4.231.998 de euros –sólo para 2013–, de los que ni uno sólo se ha destinado a dejar como legado para la posteridad algún monumento u obra, como sí se supo hacer en 1892 con la maravillosa estatua de Isabel La Católica y Colón –conmemorativa del cuarto centenario del descubrimiento de América–. De esta forma Granada, y con ella Málaga, Jaén y Almería, que formaron parte importante de éste Reino, han quedado postergadas sin ocupar el lugar que merecen en la historia milenaria del Reino de Granada.

Hispacolex