Entrevistas

12/09/2014

Entrevista a José Luis Carranza. Presidente de la Asociación Granadina de Empresa Familiar (AGE Familiar)

entrevista-carranza-empresa-familiar-300x300

Nació en Granada en 1960 y siendo muy joven se incorporó al negocio de artículos de regalo y listas de boda que disponían sus padres, “Bazar Casa Carranza” empresa que data de 1927 y que fundó su abuelo en el centro de Granada, en Plaza Bib-Rambla. En 1988 creo Carranza Hostelería SL, empresa dedicada a la distribución y equipamiento integral de este gremio. Es administrador único de Carranza Hostelería SL; Heca Inversiones SL; y Hecamar SL; consejero delegado de Desing Desert y Desing Poland; consejero de Parque Metropolitano, socio fundador de Ditema, de Profitegra, de la Plataforma logística del sur de España y del Grupo Hoalve, recientemente ha sido nombrado presidente de la Asociación Granadina de la Empresa Familiar.

La primera pregunta es obvia, ¿qué es una empresa familiar y en qué se diferencia de otra que no lo es?

La empresa familiar, a excepción del resto, es una empresa en la que, como dice su palabra, trabajan o tienden a ello los sucesores del fundador.

¿Cómo nace AGE Familiar (Asociación Granadina de Empresa Familiar) y quién la compone?

En una reunión donde nos encontrábamos los que actualmente formamos la Junta Directiva de esta asociación: D.ª Eva Payán Moreno de Payán Hermanos; D.ª María del Mar Moreno Hita de Talleres de Arte Moreno; D. Juan Carlos Gil García- Valdecasas de Gilauto; D. Carlos Navarro Santa-Olalla de Grupo Bib-Rambla; D. César Penalva González de Penalva Alimentación (Nordwik) y mi persona. Todas empresas familiares de largo recorrido y continuidad. Analizamos la necesidad y lo que puede representar esta Asociación para Granada y después lo tuvimos muy claro: Granada necesita esta iniciativa, como también se ha realizado en otras ciudades españolas. Actualmente existen varias asociaciones con este fin en España, creo que en Barcelona, Madrid, Santander, Valencia, así como otras capitales de CCAA, pero sólo una en Andalucía, la Asociación Andaluza de la Empresa Familiar, radicada en Jerez. La necesidad de que una ciudad como Granada no tuviera la posibilidad de crear expectativas tan necesarias como la continuidad de nuestras empresa familiares y donde el fundador tenga la posibilidad de orquestar en tiempo y forma su sucesión, nos hizo ponernos a trabajar en este proyecto. Entendimos que debíamos crear una asociación sin animo de lucro, que nuestros asociados no tengan que abonar ninguna cuota, ni mensual, ni anual y así esperamos conseguirlo. Así se crea esta Asociación, que tiene un carácter esencialmente económico y empresarial, con vocación de servicio, análisis, estudio y modernización de uno de los colectivos más importantes. Una asociación que es de adscripción gratuita para las empresas y cuyo objetivo fundamental es formar e informar sobre la realidad, necesidades y requerimientos de este segmento empresarial.

¿Cuáles son los objetivos que pretende la Asociación Granadina de Empresa Familiar?

La empresa familiar en España –en nuestro país hay cerca de tres millones de empresas de este tipo que proporcionan empleo a 14 millones de personas–, representa el 85% del total de las empresas existentes, alcanzando un 70% del PIB, que en Andalucía llega hasta el 80% del producto interior bruto regional, siendo este porcentaje similar al de Granada. De acuerdo con estos datos, la mayor parte de las empresas de la provincia son familiares y potenciar su desarrollo, estabilidad, relevo y continuidad, es apoyar, en términos globales, a la economía granadina. El objetivo de esta asociación es ayudar a las empresas familiares a dotarse de herramientas e instrumentos para la gestión de las mismas y proporcionarles una imprescindible capacidad de sucesión con el objetivo de hacerlas sobrevivir generación tras generación. Existe un dicho que parece un tópico y no es tal, supongo que lo habrás oído en más de una ocasión: en las empresas familiares el 80% de ellas, el fundador la crea, la segunda generación la disfruta y la tercera la cierra. Podríamos decir que esto es lo que pasa realmente, que la segunda generación, no habiendo dejado por su creador bien marcada su sucesión, se encuentra con muchas dificultades, lo que provoca que la tercera cierre el negocio, si no lo ha echo antes la segunda. Por ello, uno de los objetivos de esta asociación quisiera resaltar que es sin ningún animo de lucro, es buscar y defender la mejor fiscalidad posible para las empresas familiares, formar a los cuadros familiares, transmitir a la sociedad la enorme importancia que las mismas tienen en el territorio para la generación de riqueza y empleo. En definitiva, el papel de nuestra asociación es reforzar a las empresas familiares y dotarlas de herramientas eficaces para lograr su supervivencia, sobre todo en los momentos de relevo generacional, con el impulso de, por ejemplo, la elaboración de protocolos familiares y viabilidad en las sucesiones.

¿Cómo se sienten tras el éxito de afluencia en la presentación, considerando que estábamos en pleno verano? ¿Se puede ver que había bastante inquietud en este tema?

La verdad es que fue muy gratificante, pues considerando las fechas y el poco tiempo desde su creación, fue un lleno absoluto, lo que certifica que es necesario y nos alienta a continuar en esta idea de la que estamos seguros beneficiará al desarrollo industrial y económico de nuestra ciudad.

¿Cómo va el volumen de inscripciones en la Asociación Granadina de Empresa Familiar? ¿Han pensado ya en ponerse en contacto con otras asociaciones de este tipo de otras provincias?

Sobre las afiliaciones es raro que no se produzca alguna alta a diario, aunque todavía nos espera mucho trabajo. Tenemos que difundir el bien social que nuestra asociación puede aportar y de estas inscripciones depende la fuerza que podamos tener para representar como se merece a este colectivo. Somos conscientes de la dificultad propia de Granada, pues somos empresarios que nos hemos hechos solos y así seguimos haciéndolo. No nos damos cuenta de la importancia que conllevan estas actuaciones, pero debemos ser un colectivo muy importante para que esta asociación llegue a buen fin y podamos crear nuevas expectativas a estos empresarios y sucesores, de ello depende el éxito de esta iniciativa. Sobre el contactar con otras asociaciones, por supuesto, es de vital importancia contar con ellos y conseguir realizar un equipo de trabajo común, donde se defiendan nuestros intereses en todas las esferas tanto locales como regionales y nacionales. Debemos ser todos conscientes de que nuestra unión hará la fuerza necesaria para conseguir nuestro objetivo y que no somos competencia entre las distintas asociaciones, sino todo lo contrario.

El 80% del PIB en España es creado por empresas familiares, ¿qué apoyo concreto necesitan este tipo de empresas?

En nuestro país existen cerca de tres millones de empresas, que proporcionan empleo a 14 millones de personas. Sin ellas no existiría el empresariado español, entre todas formamos el colectivo que más puestos de trabajo crea, sin contar que es el que más cotiza al estado y autonomías, por ello la importancia de su continuidad. El apoyo, entre otros, debe venir de nuestros políticos, muchos de ellos ya son conscientes de ello, y que se den cuenta que deben ayudarnos en todos los sentidos como con una reducción o finalización de impuestos en las sucesiones; dando facilidades en la nueva creación de empresas, ayudas en la sucesión de las mismas, o sea todo lo que hoy es un drama cuando alguien crea una empresa familiar o fallece el creador de la misma y no puede continuar su descendencia con la empresa. Debemos ser conscientes de que, siendo el verdadero motor de este país la empresa familiar, hay múltiples posibilidades que tenemos que trasladar y conseguir.

¿Cuál es el punto débil de la empresa familiar? ¿Y el fuerte? En su presentación indicó que hacen falta 3 generaciones para que una empresa familiar desaparezca, ¿por qué ocurre esto? ¿Qué piensa que se debe hacer para que no desaparezcan?

Yo creo que el punto más débil es que el fundador, aún estando plenamente en activo, no haya planificado y actuado con total transparencia con y en su familia en su sucesión. Para ello existe el protocolo familiar y estamos seguros de que, realizándolo en tiempo y forma, se consigue, además de su continuidad, un importante ahorro en cuestión de fiscalidad, siendo este uno de los principales puntos débiles. El fuerte está claro, el gran número de empresas familiares existentes y eso que solo el 1% son centenarias y sobreviven. Hay que tener en cuenta que son empresas familiares las que se crean continuamente con nuevas ideas y desarrollo.

¿Puede ser el problema de futuro de este tipo de empresas la falta de preparación de las nuevas generaciones? Y eso que dicen los mayores de que como no han “pasado hambre”, el valor del sacrificio, que se lo han encontrado todo hecho, ¿hablamos de tópicos o estamos verdaderamente ante un problema?

Rotundamente no, no es un problema de preparación. Tenemos la suerte de disponer de una nueva generación mucho mas preparada que las anteriores. El problema, según mi punto de vista, somos nosotros, los empresarios, que creemos que vamos a durar siempre y, en muchos casos, no dejamos que actúen nuestros hijos. Por supuesto, los empresarios familiares se han hecho a sí mismos, aunque en mi caso nosotros con mis hijos ya somos la cuarta generación. Lo normal es que el sucesor envejezca, la empresa quede, aunque no me gusta decirlo, obsoleta y cuando falta la cabeza nadie sabe quién es el que dirige ni qué rumbo hay que tomar. Así se entra automáticamente y sin quererlo en un conflicto de intereses y lo que es peor de todo, se quiebra por intereses económicos un valor tan importante como es la familia, todo porque el fundador no ha decidido –siempre tiene la excusa de la falta de tiempo o de no haber analizado con anterioridad cuál de sus hijos o incluso un externo– quien pueda dirigir y llevar con buen fin esa empresa en la que se ha dejado toda su vida.

¿Cómo ha afectado la crisis a la empresa familiar? ¿Más o menos que al resto de empresas?

No creo que haya diferencias, todas las empresas españolas hemos sufrido esta crisis, que nadie esperaba que iba a durar ni que iba ser tan dura. La única diferencia es que han caído, por desgracia, muchas empresas familiares por intentar mantenerse hasta el final, mientras que las multinacionales, en la mayoría de los casos, han salido reforzadas.

¿Considera necesarias las reformas sobre fiscalidad y economía que se están acometiendo por el Gobierno de la nación? ¿Están causando impacto real? ¿Cree que se han quedo cortas?

Creo que el gobierno no esperaba que esta crisis fuese tan larga y no hablo ni del actual ni del anterior gobierno. Se están tomando decisiones muy tardías y eso ha afectado directamente a la economía actual. Tampoco veo que diferencien las actuaciones que están tomando con nuestras empresas familiares, que en muchos casos nos perjudican beneficiando a empresas de nueva creación de origen extranjero, aliviándolas de recaudar impuestos en dos años. Por ejemplo, los comercios chinos que se están instalando por todo el territorio españo, siendo empresas normalmente familiares, su régimen no es tal, tanto en horas de apertura como en su dirección. Esas ayudas afectan al buen funcionamientos de las PYMES, casi todas familiares, creando una competencia desleal. Esto es solo un ejemplo, pero hay muchos más.

¿Está dando sus frutos la Reforma Laboral?

Sinceramente, creo que ha sido vital para que continúen muchas de nuestras empresas familiares. Cualquier empresario ha tenido que acometer un trabajo muy duro y tomar unas decisiones drásticas para ajustar sus gastos generales a los ingresos actuales, que se han visto en casi todos los casos disminuidos por esta crisis. Si no se hubieran tomado estas decisiones, estoy seguro que hubieran cerrado muchas más empresas y hoy tendríamos mucho más paro. Por supuesto, si se hubieran tomado estas decisiones con antelación, la recuperación, aunque ya la estamos viendo lentamente, se habría producido antes.

¿Qué reforma para las empresas entiende que es prioritaria a día de hoy?

Creo que basta ponerse en la situación del pequeño empresario actual para ver que hay que acometer muchas más reformas de las que se están tomando. Espero que se den cuenta de la urgencia con la que hay que actuar y entre todos podamos salir de la crisis cuanto antes.

Cambiando un poco de tercio y centrándonos en su firma, ¿cómo ha cambiado Carranza Hostelería desde que en el año 1927 se fundara? Nadie puede negar que lo que ha tenido que pasar no ha debido ser fácil (guerra civil, postguerra, varias crisis económicas…) ¿Cuál es el secreto?

Bueno, Carranza Hostelería se inicia con mi abuelo Eduardo como fundador, al que siguió mi padre Antonio y ahora yo. Hasta la fecha han pasado muchos años, la empresa de ser una cristalería de vidrio plano, a la que la guerra le hizo el daño más grande que le puede hacer a una empresa: retirar material por el ejercito y no cobrarlo. Mi abuela Rosario, viendo las dificultades que tenía mi abuelo puso una tienda de complementos de menaje en su propia casa en Plaza Bib-Rambla, cerca del antiguo mercado de San Agustín. Mi padre llegó a ser almacenista de Andalucía de firmas como Duralex o San Ignacio, entre otras –recuerdas aquellas ollas marrones que se desconchaban–; implantó una tienda de regalos y listas de boda. Mi padre, cuando me incorporé a la empresa, supo creer en mí para iniciar el camino en un mercado totalmente diferente, aunque también todo se inició con el menaje, el sector de la Hostelería, introduciendo maquinaria profesional y realizando instalaciones completas e integrales (desde un palillo de dientes, menaje en todas sus variedades, mobiliario, climatización, hasta la maquinaria más sofisticada, mediante distribuciones realizadas en nuestro departamento de proyectos). Hoy día podemos acondicionar cualquier negocio en este gremio llave en mano, incluida obra y decoración. Además, tenemos cinco delegaciones por todo el territorio nacional, que han sido fruto de un gran trabajo y esfuerzo de toda mi familia. Tanto las generaciones anteriores como las futuras, estamos muy orgullosos de nuestra empresa, que lleva nuestro apellido “Carranza”.

Por último, ¿qué le diría a los empresarios familiares para animarles a asociarse a AGE Familiar?

Espero que entiendan la importancia de esta Asociación, que los que estamos ahora detrás de ella en su inicio, somos empresarios que actuamos sin ningún animo de lucro. Que es necesario que estemos unidos para defender este gran colectivo y que nosotros no trabajamos por ser o pertenecer, sino por ideales que enriquecerán a Granada. De su afiliación –no me canso de decir que es totalmente gratuita gracias a nuestros patrocinadores, en los que vosotros os encontráis– depende que lo podamos conseguir. Invito a todo este segmento de empresarios que se afilien a través nuestra web www. agefamiliar.org.

Texto completo de la entrevista en Número 47 de “La Gaceta Jurídica de la Empresa Andaluza”

Hispacolex