Noticias HispaColex

20/10/2006

SEGUNDA EDICIÓN DE LOS DESAYUNOS DE HISPACOLEM

Hispacolem celebró el pasado martes 11 de abril una nueva edición de los Desayunos Hispacolem, una iniciativa cuyo objetivo es consolidarse como foro de debate desde el que se pueda conocer los puntos de vista de destacados miembros de la vida empresarial, social y jurídica de Andalucía. En esta segunda edición, el invitado a los Desayunos Hispacolem fue el presidente de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Antonio Angulo Martín. Aunque el encuentro duró más de una hora, a continuación ofrecemos un extracto de las reflexiones planteadas por el presidente de la Sala de los Social del TSJA sobre diversos aspectos de actualidad.

Hispacolem celebró el pasado martes 11 de abril una nueva
edición de los Desayunos Hispacolem, una iniciativa cuyo
objetivo es consolidarse como foro de debate desde el que
se pueda conocer los puntos de vista de destacados
miembros de la vida empresarial, social y jurídica de
Andalucía. En esta segunda edición, el invitado a los
Desayunos Hispacolem fue el presidente de la Sala de lo
Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía,
Antonio Angulo Martín. Aunque el encuentro duró más de una
hora, a continuación ofrecemos un extracto de las
reflexiones planteadas por el presidente de la Sala de los
Social del TSJA sobre diversos aspectos de actualidad.

¿Qué lugar ocupa la jurisdicción social, en cuanto a
volumen de procedimientos, con respecto a otras
jurisdicciones?

No se pueden establecer diferencias cuantitativas entre
los distintos procesos, dadas las diferencias cualitativas
existentes entre los mismos. Es de las que mejor funciona,
por ejemplo, comparada con la contencioso-administrativa.
Es una jurisdicción que cubre las necesidades sociales y,
además, es de las que mejor responde a las necesidades
constitucionales. La jurisdicción social ocupa un cuarto
de los procedimientos actuales. Además, en lo que respecta
al TSJA, de cada 5 asuntos que hay en España, uno de ellos
es en Andalucía.

En esta rama del Derecho hay multitud de procedimientos
distintos (despidos, reclamaciones de cantidad,
prestaciones…). ¿Cree que con el tiempo habrá una
especialización? ¿Existirá una jurisdicción de seguridad
social y otra laboral?

Hoy en día las competencias en el orden social van
disminuyendo. En temas de desempleo se ha pasado de unos
650 asuntos anuales en el TSJ, a unos 20; también se ha
eliminado lo relacionado con los empleados del SAS. No soy
partidario de una especialización tan estricta, ya que la
misma puede desembocar en algún problema. Los jueces deben
saber un poco de todo. No compartiría un posible
fraccionamiento de la jurisdicción.

Con respecto a este asunto nos encontramos por ejemplo con
el tema de la responsabilidad civil derivada de accidentes
laborales y de cómo tanto la Sala Primera y Cuarta del
Tribunal Supremo se reconocen competentes para conocer de
este asunto. ¿Qué opina la respecto?

Si nos ceñimos a la responsabilidad extracontractual, como
podría verse este asunto, comprobamos que tal
responsabilidad se encuentra fuera del contrato de
trabajo, pero lo más importante en este aspecto es que el
trabajador accidentado sea reparado en su totalidad del
accidente sufrido y que todos los problemas derivados del
mismo se resuelvan en la misma jurisdicción. Las
sentencias más recientes de la Sala Cuarta del Tribunal
Supremo se reafirman en la competencia social de estos
asuntos.

¿Qué piensa sobre la reforma que incluye a los abogados en
el régimen general de la Seguridad Social?

Es una reforma jurídicamente correcta, pero que no llega a
resolver el principal problema del acceso a la abogacía.
Claro que es importante que un abogado que trabaja para
otro tenga cubiertas estas contingencias, pero va a crear
muchos problemas, y sobre todo para el abogado joven. Se
debería haber solucionado previamente la formación del
nuevo abogado, el acceso a la práctica judicial, que ni
esta reforma soluciona y tampoco lo venían haciendo
distintos masters o cursos de postgrado.

Hace unos días se ha tenido conocimiento de un presunto
fraude a la seguridad social en Jerez, ¿afecta o deja en
entredicho la labor del equipo de valoración de
incapacidades y de otros profesionales?

No se debe generalizar en temas de este tipo, es más, aún
es pronto para saber si existe algún tipo de delito en
este asunto o si el mismo se está tratando correctamente.
La objetividad del EVI, entiendo, no ha quedado en nada
dañada. Lo que sí es cierto es que detrás de la invalidez
existe un gran negocio, y donde hay negocio hay más
posibilidades de que exista fraude.

¿Cómo valora la problemática con respecto a los recursos
de suplicación y casación para unificación de doctrina?

El procedimiento laboral es muy complejo y diverso. Con
respecto al Recurso de Suplicación nos encontramos con una
serie de aspectos, y que no dependen, todos ellos, de la
Sala. Por ejemplo, con respecto a los hechos probados de
una sentencia, el abogado no puede esperar que el juez de
instancia le recoja los hechos probados que el abogado
considere. Es el propio abogado el que debe, en primera
instancia, luchar por estos hechos probados y luego no
esperar que la Sala del TSJ los modifique, añada o
suprima. Nos encontramos con temas, como las
incapacidades, en los que podemos decir que no existe
revisión de hechos probados. En este aspecto, es
importantísima la labor que realice el abogado. Con
respecto al Recurso de Casación, tenemos el inconveniente
de las sentencias de contraste. Es muy difícil en todos
los casos encontrar las mismas y en otros muchos ni
existen. El 98% de los Recursos de Casación no se admiten
y son muy pocos, de los que se admiten, los que prosperan.
El principal problema que existe en este sentido es que
hay asuntos que por su trascendencia deberían tener otro
trato u otra posibilidad de recurso, pudiendo ser
necesario la creación un nuevo recurso, tanto en
suplicación como en casación, que no sólo resuelva
problemáticas individuales, sino además, su afectación a
una generalidad.

Hispacolex