Recortes de prensa

recortes-prensa

05/09/2017

IDEAL: La Audiencia quintuplica la indemnización a un granadino por las secuelas de un accidente

J. M. M. tiene 40 años y no puede caminar más de diez minutos seguidos ni coger a sus hijas en brazos desde hace tres años. El dolor se lo impide. Cada día es una batalla contra la cervicalgia y lumbalgia crónicas que padece a raíz del accidente de tráfico que sufrió, el 9 de enero de 2014, en pleno Centro de la ciudad cuando se dirigía a una cita de negocios sobre las 16.40 horas. Las secuelas le llevaron a demandar a la compañía de seguros y a la conductora del vehículo que le embistió por detrás mientras estaba parado en un semáforo y un juzgado fijó la indemnización en 12.400 euros, una cantidad que la Audiencia de Granada acaba de multiplicar por cinco.

En su resolución, dictada el 30 de junio y a la que ha tenido acceso IDEAL, el tribunal estima parcialmente un recurso de J. M. M. y corrige la valoración que hizo el Juzgado de Primera Instancia 12 y eleva la suma de 12.414 a 64.042 euros, más intereses. En total, según las fuentes consultadas, más de 80.000 euros. Aprecia, entre otras secuelas antes no contempladas, una «neuralgia del nervio ciático» y un cuadro derivado de una hernia discal.

Para la sala, la documentación médica aportada por el afectado «pone de relieve, sin ningún género de dudas», que sus dolencias fueron consecuencia de accidente, «sin que existan documentos médicos que puedan inducir a pensar en una patología de tipo degenerativa». No obstante, la resolución no aprecia «motivos suficientes» para estimar debidamente acreditada la existencia de una incapacidad permanente parcial, pero J. M. M. piensa seguir luchando hasta conseguirla, pues antes era comercial y ahora ve imposible desarrollar esta actividad.

Limitaciones

El accidente no sólo afectó a su vida personal -ha limitado sus relaciones sociales y ya no se ve con fuerzas ni para salir a tomar algo a un bar-, sino que tras un año de baja hizo que perdiera su trabajo y que haya estado mucho tiempo cobrando la ayuda familiar. Pasó de aportar en casa todos los meses unos 3.000 euros a tener que apañarse con 426.

Por eso, este dinero, aunque no hará que mejore su estado de salud, aportará al menos «tranquilidad» a su economía familiar, según reconoció a este diario. Pese a que hubo mucha gente que aconsejó al afectado que no recurriese, él decidió pelear para que se hiciera justicia en un caso en el que considera que puede verse reflejada mucha gente. «Siempre he sido una persona valiente», afirmó emocionado. Y es que aunque exista cierta picaresca en los latigazos cervicales, el caso de J. M. M. es un ejemplo real de cómo pueden condicionar este tipo de lesiones el día a día de una persona que se encuentra en uno de los mejores momentos de la vida.

J. M. M., que ha estado representado en este proceso por el letrado Javier López García de la Serrana, director de HispaColex Bufete Jurídico y especialista en responsabilidad civil derivada de accidentes de tráfico, acude dos veces a la semana al fisioterapeuta. Aparte, toma varias pastillas al día para mitigar el intenso dolor con el que convive. Para poder irse de vacaciones y disfrutar de no estar todo el día en casa tiene que tomar «corticoides». Le han dicho, según afirma, que no puede operarse porque se arriesga a quedarse «en silla de ruedas».

Acceso al contenido completo de la publicación

HispaColex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *