Seguros

13/09/2013

La declaración de siniestro total del vehículo por un accidente no impide optar por su reparación

Vehículo accidentado por la parte frontal con siniestro total que puede optar a la reparación del vehículoReparación del vehículo

Las dos grandes consecuencias de un accidente de tráfico son: los daños personales y los daños materiales. Nos centraremos en estos últimos ¿Cómo se indemnizan los daños materiales?

La restitución de los daños materiales consisten en la reparación del vehículo al estado anterior al mismo, pero ¿de qué depende que se lleve a cabo la reparación del vehículo o entre en juego el abono del “valor venal” del vehículo en supuestos de siniestro total? Pues bien, esto dependerá única y exclusivamente de la voluntad del perjudicado.

Ahora bien, para el supuesto de que el perjudicado no desee reparar, ¿cómo se calculará el valor venal o el valor de mercado para indemnizar los daños materiales? Por lo que se refiere al valor venal, este es el valor de venta standar que viene otorgado por unas tablas oficiales que emite el Ministerio de Hacienda a efectos fiscales (https://www.boe.es/boe/dias/2012/12/21/pdfs/BOE-A-2012-15379.pdf), y el valor de mercado es aquel que se obtiene de hacer una media aproximada de los precios de mercado de segunda mano para un vehículo de las mismas características, estado y condiciones similares.

En casos como los expuestos, las compañías aseguradoras, a la vista de la peritación efectuada, tienden a realizar dos tipos de ofrecimiento: bien por el valor venal del vehículo incrementado en un tanto por ciento por la vida útil del vehículo, es decir, la utilidad que tenía éste con independencia de su fecha de matriculación, o bien el valor de mercado del mismo.

Siempre hay que recordar que si es voluntad manifiesta del perjudicado la de reparar, esa opción siempre ocupará el primer lugar y únicamente tendrán cabida las anteriores cuando la desproporción entre el valor de reparación del vehículo y el de adquisición sea tal que resulte ciertamente anti económica (hablamos de un valor de reparación del vehículo de más del doble, salvo excepciones, del valor de mercado del vehículo).

Por ejemplo, tras un accidente de tráfico nos encontramos que la reparación del vehículo asciende a 10.000 € y tras la peritación por la aseguradora se declara siniestro total, por lo que ésta nos ofrece 6.000 € que se corresponde con el valor venal del vehículo. ¿Debemos conformarnos? NO. En el ejemplo expuesto no podemos hablar de reparación del vehículo antieconómica ya que nadie nos puede obligar a prescindir de nuestro vehículo. Por ello, tenemos tres opciones:

  • La reparación del vehículo -si es voluntad del perjudicado-
  • Aceptar el valor de mercado o,
  • Aceptar el valor venal incrementado en un tanto por ciento por vida útil.

En conclusión, no debemos conformarnos con los 6.000 € que nos ofrece la compañía aseguradora si nuestra intención es la restitución íntegra del estado de nuestro vehículo al momento anterior al accidente, es decir, LA REPARACIÓN.

Dada la complejidad de estos casos es aconsejable ponerse en manos de expertos en la materia a fin de tener un asesoramiento completo e integral en el tema y evitar enriquecimientos por parte de las compañías de seguros. Para ello puede consultar al Departamento de Seguros de HispaColex, y su equipo especializado de abogados en Granada, Jaén y Málaga que resolverá sus dudas al respecto.

Hispacolex