Seguros

16/12/2016

Qué debemos saber antes de asegurar nuestros dispositivos electrónicos o Smartphone

seguros-moviles-web

Los Smartphone, así como otros dispositivos electrónicos (Tablets, libros electrónicos, portátiles, etc.) son regalos habituales en Navidad, y es frecuente que con la compra de estos nos ofrezcan un seguro asociado que nos cubra robo y posibles daños.

Autor: Cecilia García Gutierrez

Teniendo en cuenta que estos dispositivos cada vez son más sofisticados, más caros, y que se trata de herramientas en las que almacenamos cada vez más datos, es importante prestar atención al seguro que contratamos y que las prisas de las compras navideñas no nos lleven a contratar un seguro que finalmente no nos proporcione la cobertura deseada o que finalmente comprobemos que no necesitábamos un seguro específico, por ello hay ciertos consejos que pueden ser de utilidad a la hora de elegir un buen seguro para móviles, tablets, y/o portátiles.

Es habitual que el seguro solo pueda contratarse en el momento de adquirir el dispositivo, o en un plazo muy corto de tiempo posterior a la compra, no más de 15 días, con la intención de verificar el buen estado del dispositivo.

La gran mayoría de operadoras móviles ofrece este tipo de seguros como valor añadido a sus ofertas de producto pero también pueden contratarse en tiendas especializadas de venta de Smartphone y otros gadgets, o bien, directamente a través de las aseguradoras, lo que se traducen en una amplia oferta de seguros para móviles y otros dispositivos, por lo que es aconsejable, como en cualquier tipo de seguro, la comparativa entre unos y otros.

A la hora de contratar este tipo de seguros es importante tener en cuenta tres cuestiones fundamentales:

  • El modelo de dispositivo y su precio de mercado.

Aunque este tipo de pólizas dan cobertura a cualquier teléfono o dispositivo electrónico, es importante tener en cuenta el precio de estos seguros (prima), motivo que hace recomendable que estos seguros se dirijan a dispositivos de gama media y alta, de lo contrario puede darse la paradoja de que el dispositivo cueste menos que el propio seguro. Además es importante tener en cuenta que estos productos se deprecian rápidamente, por la constante oferta de novedades en el mercado tecnológico.

  • Las franquicias.

Como ocurre en otros seguros, en este tipo de pólizas es habitual la imposición de franquicias (importe a cargo del asegurado al que tendrá que hacer frente en caso de que el siniestro sea aceptado), por ello, es recomendable saber si el seguro que vamos a contratar incluye o no franquicia, pues ello supondrá por un lado que el coste de la franquicia no cubrirá reparaciones menores y, por otro, que el asegurado siempre tendrá que pagar un mínimo.

  • Las coberturas que se pretenden incluir en el seguro.

En cuanto a las coberturas, nos referiremos a las más habituales, sin embargo además de existir otras, no todas a las que haremos mención aparecen en todos los contratos:

Daños.- Es la cobertura principal y más habitual para los teléfonos móviles o tablets. Esta garantía cubre el terminal asegurado en caso de que se produzcan daños por una causa externa y accidental. El asegurador asume los gastos que suponga la reparación del dispositivo dañado, y en caso de que no se pueda arreglar o la reparación resulte antieconómica (por ser mayor al valor del dispositivo) se suele indemnizar al asegurado con una suma económica. Normalmente la cuantía económica por al que se indemniza al asegurado es el valor venal del bien en el momento del siniestro (esto es, el precio de venta que tendría el dispositivo en el momento en el que se produce el siniestro).

Por otro lado, debemos prestar especial atención a las prestaciones que ofrezca esta cobertura, pues en algunos casos se trata de una extensión de la garantía, es decir, que da cobertura a los problemas de fabricación que muestre el dispositivo (fallos del sistema, fallos en el hardware,…), lo que ya viene cubierto por la garantía del producto que suele ser de dos a tres años. Sin embargo, esta cobertura, no cubre el deterioro estético que pueda sufrir el teléfono móvil, como pueden ser los arañazos en la pantalla.

Robo.-  Esta garantía, suele incorporarse de forma opcional en el condicionado de la póliza. Es importante saber que se trata de una garantía contra robos, pero no contra hurtos, es decir, es necesario que haya intervenido la fuerza a la hora de quitarnos el teléfono o dispositivo electrónico asegurado, si aquel es sustraído sin que la persona se dé cuenta el seguro no lo cubrirá (si dejas el móvil en la mesa de un restaurante y alguien pasa y lo coge aprovechando que estás despistado, no se encuentra cubierto), para que cubra el hurto debe ser específicamente contratado.

Con esta garantía se pretende cubrir la pérdida por robo del dispositivo, la forma de indemnizar puede variar de una póliza a otra, en algunos casos pagan una compensación económica (valor venal), y en otros proporcionan un dispositivo de las mismas características o similar precio.

Hay que tener en cuenta que algunos seguros de hogar cubren el robo de los teléfonos móviles, por lo que es posible que nuestra póliza de hogar este proporcionándonos esta cobertura, por lo que de incluirla en el seguro específico estarías duplicando una cobertura que ya te proporciona otro seguro.

Daños por agua.- Algo menos frecuente pero también presente, cubre los posibles daños que el agua puede causar en el dispositivo.

Uso fraudulento.- Se trata de una cobertura vinculada normalmente a la cobertura por robo, como extensión de la misma. Garantiza hasta una cuantía máxima, que suele variar entre los 1.000 y 2.000 euros, dependiendo de cada seguro, las llamadas fraudulentas que se realicen con teléfono móvil entre las 24 y 72 horas después del robo.

Duplicado de la tarjeta SIM.- Cuando te sustraen el teléfono, también te roban la tarjeta SIM, para volver a establecer la línea del móvil con el operador es necesario dar de baja la anterior y solicitar un duplicado, servicio que tiene un coste, que no suele ser muy elevado, pero que si está incluido en tu seguro, este quedaría cubierto.

Las compañías de seguros conocen las necesidades del mercado y es por ello que cada vez sea más común que los seguros de hogar incluyan los Smartphone y las tablets dentro de sus coberturas, ofertan las mismas coberturas que los seguros específicos a un menor coste, únicamente hay que aumentar las coberturas del seguro de hogar con un coste añadido que proporcionalmente en comparativa puede resultar más ventajoso que contratar un seguro específico.

Antes de contratar nuestro seguro para móvil, Tablet o portatil es recomendable que nos cercioremos de qué coberturas son las que más nos convienen. Además, debemos fijarnos en los precios y en las franquicias que nos pueden imponer las compañías, así como en que coberturas están excluidas del condicionado del seguro. No solo es recomendable seguir estas indicaciones sino que es importante acudir a un profesional para la contratación de las pólizas, como para los problemas que puedan surgir con las compañías en caso de siniestro.

Para resolver cualquier duda al respecto, puede consultar al Departamento de Seguros de HispaColex, y su equipo especializado de abogados en Granada, Jaén y Málaga.

También puede contactar con nuestros abogados vía online a través de nuestra oficina virtual.

HispaColex

Los comentarios están cerrados.