Seguros

01/09/2010

El seguro de Alquiler

La imagen muestra una caja fuerte que contiene en su interior una casa en miniatura en relación con el seguro de alquilerSeguro de Alquiler o Seguro de Impago de Rentas

El seguro de alquiler o seguro de impago de rentas, es una fórmula innovadora que garantiza al propietario de una vivienda el pago de la renta del alquiler, en los casos en los que  el inquilino deje de pagarla.

El fin del seguro es proporcionar una “seguridad y garantía” sobre el alquiler, tratando a demás de desterrar el miedo que sufren los propietarios a alquilar sus viviendas. La situación se ha visto agravada en los últimos años, en los que muchas personas han perdido su puesto de trabajo, viéndose imposibilitados a realizar el importe de sus alquileres. Los propietarios de las viviendas arrendadas terminan siendo los perjudicados en estas situaciones,  pues no sólo dejan de cobrar sus rentas, sino que además se ven obligados a iniciar un procedimiento de desahucio que suele ser largo y costoso.

El seguro de alquiler proporciona numerosos beneficios, cubriendo lo siguiente:

–  Impago de las rentas, recibiendo el propietario el importe del alquiler  aunque el inquilino deje de pagarle.

– Proporciona asesoramiento legal, ayudando al propietario a la pronta recuperación de la vivienda.

–  En los casos de desahucio, se ocupa de la defensa jurídica del cliente, cubriendo los honorarios jurídicos.

–  Indemniza por los daños y perjuicios sufridos, en los casos en los que el inquilino moroso realice actos vandálicos o robe en la vivienda.

Las diferencias de éste sistema de seguro de impago de rentas de alquiler, respecto al aval bancario, fórmula usada normalmente para garantizar el cobro de las rentas, son las siguientes:

–    El aval bancario es el contrato o documento que se realiza para solventar las deudas contraídas por impago de la rentas de alquiler. Se trata de una cantidad de dinero de la que el cliente dispone en el momento de realzarlo, y que deberá permanecer retenida un plazo fijo en una cuenta bancaria, lo que supone un riesgo para el inquilino, pues en caso de urgencia ante cualquier adversidad, no podría disponer de la cantidad avalada.

–    Además el aval bancario tiene unos costes,  que suelen ser de un 1% al principio, y posteriormente entre un 0´75% y un 1% trimestralmente, incluyendo gastos del estudio de la operación, de la formalización de apertura, el riesgo, notario, etc.

–    En cambio, el seguro de impago de rentas de alquiler, necesita unos requisitos para ser concedido:

1. El inquilino debe entregar las dos últimas nóminas

2. Debe tener un contrato indefinido, o al menos superior a un año

3. Los ingresos netos anuales del alquiler  no pueden superar el 40% de la renta anual neta del Arrendatario. Si dichos ingresos fuesen superiores a 30.000€, la renta anual del alquiler no podrá exceder del 45%, pudiendo ser valorada la existencia de más de un inquilino y/o afianzador, en  caso de no cumplirse estos requisitos.

-Otra diferencia significativa entre ambas fórmulas es su coste. El aval bancario tiene unos gastos, anteriormente expuestos, pero se trata de una cantidad de la que solo se hará uso en caso de impago. En cambio la cuota de seguro, es una cantidad no recuperable, pero cuya cuota es mucho menor que la del aval bancario.

Hispacolex