Civil-mercantil

05/07/2010

El spam telefónico y otras prácticas publicitarias prohibidas

La fotografía muestra un anuncio de BMW en el que se hace una publicidad comparativa con Rolls Royce. Este anuncio es un ejemplo de prácticas de publicidad ilíciaLa reforma de la Ley de Competencia Desleal en el spam telefónico y otras prácticas publicitarias ilícitas

La Ley 29/2009, de 30 de diciembre, por la que se modifica el régimen legal de la competencia desleal y de la publicidad para la mejora de la protección de los consumidores y usuarios, ha introducido nuevos conceptos para considerar desleales las prácticas comerciales engañosas, la omisión u ocultación de información necesaria para el destinatario o las prácticas comerciales agresivas.

Las prácticas señuelo y prácticas promocionales engañosas.

Entre otros supuestos de prácticas comerciales desleales, se incluyen aquí el anuncio de ventas en liquidación cuando es incierto que el empresario o profesional está en ese supuesto regulado por la Ley del Comercio Minorista; en estos casos el engaño consiste en atraer al consumidor anunciando venta en liquidación y, por tanto, supuestamente más económica, cuando no es cierto que el empresario tiene intención de cesar en su actividad o trasladarse a otro lugar.

También se hace referencia a las prácticas comerciales que ofrezcan un premio, de forma automática, o en un concurso o sorteo, sin conceder los premios descritos, o bien ofrecer un bien o servicio gratuito, un regalo u otra fórmula equivalente si a cambio el consumidor tiene que abonar dinero por cualquier concepto distinto. También es habitual encontrarnos con la publicidad consistente en crear la falsa impresión de que el consumidor ya ha ganado un premio, cuando en realidad no existe o su obtención está sujeta a otra obligación por parte del consumidor, normalmente efectuar un pago o incurrir en un gasto, como llamar por teléfono a un número de un coste elevado.

Prácticas engañosas sobre la naturaleza y propiedades de los bienes y servicios, su disponibilidad y los servicios posventa.

La Ley también reputa desleal, por engaño, afirmar que un bien puede ser comercializado legalmente y no ser cierto, proclamar falsamente que el bien o servicio puede curar enfermedades, afirmar falsamente que el bien o servicio sólo estará disponible en determinadas condiciones durante un período de tiempo muy limitado de manera que se induce al consumidor a tomar una decisión inmediata, privándole así de la oportunidad de reflexionar sobre su elección con el debido conocimiento de causa.

Prácticas comerciales encubiertas.

Se considera desleal por engaño incluir como información en los medios de comunicación la promoción de un bien o servicio, pagando el empresario por ello, sin que quede claramente especificado en el contenido o mediante imágenes y sonidos claramente identificables para el consumidor que se trata de un contenido publicitario.

Prácticas agresivas por acoso.

En este caso se considera desleal por agresivo las visitas en persona al domicilio del consumidor ignorando sus peticiones para que abandone la casa o no vuelva a personarse en ella. También se hace expresa mención al conocido como spam telefónico: llamadas telefónicas al móvil o al domicilio no deseadas, en las horas más insospechadas, con números de teléfono ocultos y a veces con mensajes procedentes de máquinas automáticas que usan las listas telefónicas públicas para seleccionar al azar los posibles consumidores. También se hace extensible a esa misma práctica efectuada por correo electrónico, fax u otro medio a distancia. El empresario o profesional está obligado en estas comunicaciones a utilizar sistemas que le permitan al consumidor dejar constancia de su oposición a seguir recibiendo propuestas comerciales de ese empresario; las llamadas de teléfono deben efectuarse desde un número identificable, y todo ello sin perjuicio de lo establecido en la normativa sobre protección de datos personales.

Hispacolex