Civil-mercantil

27/07/2015

La vivienda familiar una vez disuelto el matrimonio

vivienda-familiar-divorcio

¿La vivienda familiar se consiera entre los bienes privativos o los gananciales?

Es cuestión importante, la planteada respecto del carácter de la vivienda familiar una vez disuelto el matrimonio, esto es, a la hora de encuadrarla entre los bienes privativos o los gananciales de la sociedad conyugal. El Código civil deja claro el hecho de que los bienes adquiridos por uno de los cónyuges previamente al matrimonio, le pertenece privativamente (Art. 1.346 C.c), no obstante, dicha cuestión ha venido generado preguntas y situaciones dudosas, que quedan solventadas con lo dispuesto en los artículos 1.354 y 1.357 del Código Civil, pudiendo establecerse varios supuestos que pasamos referir a continuación.

La vivienda comprada y pagada por uno de los cónyuges antes de contraer matrimonio, tendría la consideración de privativo, aunque posteriormente se casaran en régimen de gananciales. (Art. 1.346.1 Código Civil).

La vivienda adquirida por ambos cónyuges antes de contraer matrimonio, constituiría un proindiviso, al pertenecer a ambos privativamente en proporción a lo aportado, quedando excluida del ámbito de la sociedad legal de gananciales.

La vivienda adquirida durante la sociedad de gananciales, correría la suerte que el resto de bienes y derechos, siendo ganancial si se ha comprado constante el matrimonio. Para el caso de que se adquiriera en parte con dinero privativo y en parte con ganancial, la vivienda corresponderá a los cónyuges en dicha proporción (Art. 1.347 C.c)

Para el caso de que la vivienda se haya adquirido antes de contraer matrimonio y posteriormente al mismo se convierta en la vivienda familiar, siendo abonada a plazos constante el matrimonio, hemos de remitirnos al artículo 1.357 del Código Civil, que separa a dicha vivienda del resto de bienes, al establecer que ,

que los bienes adquiridos a plazo antes de comenzar la sociedad tendrán carácter privativo con independencia de que todo o parte del precio aplazado se satisfaga con dinero ganancial, añadiendo que a la vivienda familiar le será de aplicación, sin embargo lo dispuesto en el art. 1354 CC, el cual establece la excepción a la regla general dispuesta en el artículo 1.357 de dicho cuerpo legal, al disponer que “los bienes adquiridos mediante precio o contraprestación, en parte ganancial y en parte privativo, corresponderán pro indiviso a la sociedad de gananciales y al cónyuge en proporción al valor de las aportaciones respectivas”.  

Por todo lo anterior, hemos de concluir que la vivienda comprada antes del matrimonio, corresponderá bien privativamente al cónyuge que la compró o bien en proindiviso en proporción a la cantidad abonada antes del matrimonio; y de otro lado para el caso de que la vivienda adquirida se convierta en vivienda familiar, cuyo pago se realizare en parte antes del matrimonio con dinero privativo y en parte después del mismo con dinero ganancial, habrá una parte de la misma que pertenecería a la sociedad de gananciales en la proporción del dinero abonado durante la vigencia del matrimonio, es decir las cantidades abonadas en el periodo comprendido entre la fecha del matrimonio y la separación legal.

Si tras este artículo se plantea algunas dudas en lo referente al derecho civil o cualquier otra área jurídica, el equipo de abogados de HispaColex se pone a su disposición para resolver cualquier tipo de consulta. Puede visitarnos en cualquiera de nuestras sedes en Granada, Jaén y Málaga o si lo prefiere puede resolver sus dudas a través de nuestro formulario de consultas online.

Hispacolex