Empresas

07/01/2011

Los regalos de empresa deducibles

Fotografía de un regalo envuelto. La imagen está relacionada con los regalos de empresa deduciblesLos regalos con opción a gastos deducibles para la empresa

Llegó diciembre y, con ello, época de regalos, una tradición de la que el sector empresarial también forma parte.

El tratamiento de  regalos y obsequios por parte de la empresa, a clientes o al propio personal de la  misma, no ha estado nunca exento de polémica, a efectos de ser considerados o no como gastos deducibles.

El Real Decreto Legislativo 4/2007, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto de Sociedades en su artículo 14.1.e) “Gastos no deducibles” señala a los donativos y liberalidades como gastos no deducibles, a excepción de los gastos por relaciones públicas con clientes o proveedores, o a los realizados para promocionar, directa o indirectamente, la venta y prestación de servicios, o los que se hallen correlacionados con los ingresos.

Por lo tanto no contabilizar de manera adecuada esta tradición en las cuentas de la empresa puede causar problemas a la hora de ajustar cuentas con Hacienda. Porque técnicamente es una prestación que se paga al trabajador por su relación laboral y como tal deberá constar en la hoja de retenciones del empleado. Además la empresa debe reflejar el valor de adquisición de esos presentes como parte de sus gastos sociales.

Respecto de los regalos a clientes,  tendrán la consideración de gastos deducibles aquellos  que correspondan a una actuación promocional de productos o servicios o de relaciones públicas al considerarse necesarios para la consecución de las ventas.

Respecto al IVA, podemos resumir que  en caso de regalos a clientes/trabajadores no es deducible el impuesto y forma parte del coste a efectos del Impuesto de Sociedades, es decir que a la hora de reflejar cuanto se ha gastado la empresa en adquirir estos regalos, debe informarse el precio con el IVA incluido.

Hacienda es muy restrictiva con el IVA soportado en la compra de bienes destinados a regalos, aunque existe la opción de deducir el IVA si lo que se entrega son productos que nosotros mismos comercializamos, siempre que no tengan valor comercial.

Otra posibilidad es regalar productos que no tienen nada que ver con lo que ofrecemos habitualmente, pero en los que aparezca de forma inequívoca nuestro logotipo de empresa, con lo que tendrían la consideración de objetos publicitarios y no de regalos.

Hispacolex