Penal

23/04/2015

Denuncias falsas para cobrar del seguro. Consecuencias

Un ciudadano que realiza una denuncia falsa siendo interrogado por un policíaAnte las denuncias falsas nos podemos encontrar con un gran problema judicial.

Es cada vez más frecuente encontrarnos con casos en los que personas resultan imputadas penalmente por “Simulación de Delitos”  y “ Delito de Estafa” por haber puesto denuncias ilícitas con el objetivo de obtener así indemnizaciones de las compañías aseguradoras.

“Denuncias ilícitas” (no del todo ciertas), interpuestas para conseguir la indemnización de una posible pérdida o hurto de bolso, gafas, móvil, etc…. En estos casos la gran mayoría d las aseguradoras solo van a indemnizar, como bien exponen en sus clausulas, en el caso de que sea robo con fuerza e intimidación.

Aquí es cuando vienen el problema, son conocidos, comerciantes o incluso agentes de la propia compañía para no perder al cliente quien les asesoran de forma errónea, “aconsejándole” que acuda a la Comisaría e interpongan una denuncia en la que manifieste que ha sido víctima de un robo con violencia e intimidación (cometiendo un delito de simulación de delito).

El interesado viene manifestando ante la Policía que ha sufrido un robo, en la gran mayoría de los casos mediante el famoso “tirón”, sin poder determinar la persona que lo hizo por que salió rápidamente corriente, robándole está el bolso o cartera con todos nuestros enseres en el interior (Móvil, Gafas de Sol, Documentación, Billetera, etc…. y curiosamente una gran cantidad de dinero distinta a la que normalmente una persona viene a llevando en su cartera).

En estos casos la Policía viene hacer sus labores de investigación, intentando hacer un reconocimiento fotográfico según las mínimas pistas que el denunciante ha podido dar (como son altura, raza, edad aproximada, complexión, etc..)

Es en esas gestiones de investigación policial es cuando el denunciado se viene abajo por no tener tiempo para ir a la policía a intentar reconocer a alguien que jamás vio, o tras la presión o interrogatorio del policía acaba manifestando que no era del todo cierto su denuncia y que le aconsejaron que hiciera ello para poder dar parte al seguro y le indemnice.

Ante esta actuación nos podemos encontrar con un gran problema judicial, concretamente con la imputación de dos delitos: en primer lugar un Delito contra la Administración de Justicia con la Denuncia Falsa y en segundo lugar  un Delito contra el Patrimonio y el orden socioeconómico con un Delito de Estafa si se ha dado efectivamente parte a la compañía aseguradora y se ha indemnizado por ello.

El Precepto de la Simulación de Delito está recogido en el artículo 456 del Código Penal, el cual ha sido modificado por la LO 1/2015 de Marzo, con entrada en vigor a partir del 1 de Julio de 2015

“Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario  judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación, serán sancionados:

1º Con la pena de prisión de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave. 

2º Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave.

3º Con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara una falta.

“No podrá procederse contra el denunciante o acusado sino tras sentencia firme  o Auto también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la infracción imputada. Estos mandarán proceder de oficio contra el denunciante o acusador siempre que de la causa principal resulten indicios bastantes de la falsedad de la imputación, sin perjuicio de que el hechos pueda también perseguirse previa denuncia del ofendido.”

Por ello recomendamos no dejarse llevar por meros asesoramiento y recomendaciones gratuitas para la obtención de indemnizaciones de compañías aseguradoras, las cuales a largo plazo pueden ocasionarnos un gran problema penal como es ser condenado judicialmente y contar así con un antecedente penal.

Hispacolex