Penal

21/09/2010

La prueba de alcoholemia ¿Quiénes están obligados a hacerla?

Imagen en la que aparece un vaso que contiene alguna bebida alcohólica y junto a él las llaves de un coche y dos coches en miniatura. Uno de un particular y otro de la policía. La imagen está relacionada con la prueba de alcoholemiaEl Reglamento General de Circulación en cuanto a la obligación a realizar la prueba de alcoholemia

El art. 21 del Reglamento General de Circulación establece las personas que están obligadas a la investigación de la alcoholemia, distinguiendo un criterio objetivo y subjetivo, así pues por un lado establece una obligación genérica para someterse a las pruebas que se establezcan para la detección de las posibles intoxicaciones por alcohol a todos los conductoresde vehículos y de bicicletas. Por otro lado, establece un criterio personal para someterse a dichas pruebas determinado por un hecho circunstancial, obligando a su realización a los demás usuarios de la vía cuando se hallen implicados en algún accidente de circulación.

Así pues, para la realización de estas pruebas los agentes de la autoridad encargados de la vigilancia del tráfico podrán someter:

– A cualquier usuario de la vía o conductor de vehículo implicado directamente como posible responsable en un accidente de circulación.

– A quienes conduzcan cualquier vehículo con síntomas evidentes, manifestaciones que denoten o hechos que permitan razonablemente presumir que lo hacen bajo la influencia de bebidas alcohólicas.

– A los conductores que sean denunciados por la comisión de alguna de las infracciones a las normas contenidas en este Reglamento.

La obligación de realizar las pruebas para la detección de alcohol a las personas las personas descritas en el art. 21 RGC, nace de la prohibición para circular por las vías objeto de la legislación sobre tráfico, establecida en el art. 12.1 de la Ley, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial de Tráfico en relación con el art. 27 del Reglamento General de Circulación, a los conductores de vehículos o bicicletas que hayan ingerido o incorporado a su organismo psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas, entre las que se incluirán, en cualquier caso, los medicamentos u otras sustancias bajo cuyo efecto se altere el estado físico o mental apropiado para circular sin peligro.

Las pruebas para la detección de sustancias estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas son las siguientes:

Las pruebas consistirán en realizar un reconocimiento médico de la persona obligada, junto con los análisis clínicos que el médico forense o personal facultativo del centro sanitario estimen más adecuados, de acuerdo con el art. 28 del Reglamento General de Circulación.

Las pruebas podrán repetirse en caso de que el interesado lo solicite o por orden judicial a efectos de contrastar los resultados, pudiendo consistir estas en análisis de sangre, orina u otros análogos.

En caso de negativa a efectuar dichas pruebas por las personas requeridas, el agente podrá proceder a la inmediata inmovilización del vehículo.

La conducción bajo los efectos de estupefacientes, psicotrópicos, estimulantes u otras sustancias análogas, así como la infracción de la obligación de someterse a las pruebas para su detección, tendrán la consideración de infracciones muy graves.

Las Pruebas de alcoholemia:

Dichas pruebas consistirán normalmente en la verificación del aire espirado mediante alcoholímetros autorizados, se practicarán por los agentes encargados de la vigilancia del tráfico. En caso de realizarse pruebas médicas, el personal sanitario estará obligado en todo caso, a dar cuenta de los resultados de éstas tanto a la autoridad judicial, como a la Jefatura Central de Tráfico y a las autoridades municipales competentes.

Debemos resaltar que en los casos de negativa a efectuar las pruebas de alcoholemia, el agente de la autoridad procederá a la imputación de un presunto delito contra la seguridad vial del artículo 383 del Código Penal.

También se deduce obligación, del artículo 796.1.7ª de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, para la realización del test indiciario salival, así como para facilitar saliva en cantidad suficiente para su análisis en laboratorios homologados.

Hispacolex