Artículos doctrinales

05/09/2012

El Facebook y las Pymes

javier-lopez-y-garcia-de-la-serrana-director-del-despacho-hispacolex-en-granada-malaga-jaen-y-huelva

Javier López y García de la Serrana, director de HispaColex, en su artículo "El Facebook y las Pymes"“El día que desaparezcan las pymes desaparecerá la sociedad como la conocemos”

Como siempre aprovecho el verano para hacer algo diferente y este mes de agosto, influido por el mensaje “¿Todavía no has descubierto el potencial de las redes sociales para las empresas y profesionales?”, que ‘mi’ Escuela Internacional de Gerencia me manda acertadamente cada dos por tres, decidí adentrarme en el mundo Facebook, no sin muchos prejuicios y con muy poca esperanza de que pudiera servirme para algo más que no fuera conocer al niño de mi prima ‘Pepi’, asistir virtualmente a la boda de ‘Antoñito’ o ver lo bien que lo ha pasado mi amiga ‘Juanita’ en su viaje a ‘Pernambuco’. Sin embargo una vez más me equivoqué y descubrí ciertas virtudes de Facebook, que las tiene, siempre y cuando tus amigos no sean unos ‘frikis’ –yo he tenido que borrar a algunos– y te inunden de ‘chorradas’ que no te aportan nada.

Cuento todo esto porque hace pocos días recibí una noticia a través de Facebook que decía: “El día que mueran las Pymes, desaparecerá nuestra sociedad”. La reenviaba mi buen amigo Joaquín Rubio, presidente de la Asociación de Jóvenes Empresarios de Granada, que está al día en todo, y trataba de un magnífico artículo de Fernando Sánchez Salinero publicado en la Tribuna de Salamanca, que gracias a este invento de las redes sociales pude leer, pues de otra manera ni me habría enterado. Empezaba con la frase de George Bernard Shaw: “Si vas a decir la verdad a la gente, más vale que les hagas reír. Si no te pueden matar” y hablaba de que las Pymes son las grandes olvidadas de nuestra sociedad, a pesar de que sobre la estructura de éstas se asienta la libertad de los países, el reparto de la riqueza y la sostenibilidad del estado de bienestar.

Este artículo me impactó, haciéndome pensar bastante en que estamos creando un sistema y una cultura en los que la gente más preparada no quiere trabajar en pymes y nunca aconsejamos a nuestros hijos que apuesten por crear una pyme, aunque nosotros tengamos o trabajemos en una. Nadie, ni nosotros mismos nos damos cuenta, según este autor, que “el día que desaparezcan las pymes desaparecerá la sociedad como la conocemos, pues las pymes son el ecosistema donde vive la libertad, de donde nace el estado de derecho, y el estado (posible) de bienestar”.

Muchas de las grandes corporaciones son unos entes difusos que pertenecen a grupos económicos, que a su vez pertenecen a otros grupos económicos, y que nadie acierta a saber quiénes son. Para estos entes las personas del mundo somos ‘mercados’ a los que vender sus productos.

Comparto completamente la visión de Sánchez Salinero de que en el momento económico que vivimos, las pymes posiblemente sean la mejor oportunidad para que nuestros jóvenes puedan educarse en la cultura del esfuerzo, de la lucha a pesar de la falta de recursos y del aprendizaje continuo. Es el momento para hablar con nuestros hijos sobre cuál es la realidad donde vivimos, ‘la de verdad’, no esa otra ficción de hace unos años donde pensábamos que no faltaría el dinero pues siempre habría quien nos lo prestara. Y acabo con sus palabras: “Podemos preguntarnos dónde nace la auténtica libertad de los pueblos, para descubrir que no está lejos de donde nacen las pequeñas estructuras independientes de toma de decisión, ya sean personas, familias o empresas. El día que todo esto sea superado, la libertad será una mera palabra abstracta”.

Hispacolex