Entrevistas

19/12/2014

Francisco Martínez-Cañavate Presidente de la Federación Andaluza de Construcción, rama Promotores Inmobiliarios (FADECO)

francisco-martinez-canavate-presidente-federacion-andaluza-construccion-promotores-inmobiliarios-fadeco-288x300

«La situación del sector es delicada, pero comienza a levantarse muy lentamente»

Francisco Martínez-Cañavate es licenciado en Dirección y Administración de Empresas por la Universidad de Granada y, para empresas internacionales, por la University of Northumbria at Newcastle, y un reconocido especialista en construcción sostenible, vivienda protegida y urbanismo. Además, Martínez-Cañavate ha sido delegado de importantes firmas, antes de ser elegido, hace una década, como secretario general de la Asociación de Constructores y Promotores de Granada (ACP). Su carrera, por tanto, siempre ha estado ligada a la empresa, de forma directa o institucional, culminando ese periplo en plena madurez profesional el pasado mes de julio cuando por amplísima mayoría los empresarios del sector de la construcción lo eligieron presidente de FADECO Promotores.

Sabemos que ha pasado aún poco tiempo para hacer balances, pero ¿cuál es el suyo de estos primeros meses al frente de FADECO PROMOTORES?

La situación del sector es muy delicada aunque creo que hemos tocado fondo y el sector comienza a levantarse muy lentamente. Se empieza a ver con cierta perspectiva la situación del mercado y comienzan a surgir algunas oportunidades.

Respecto a Fadeco, en estos primeros meses hemos tratado de priorizar las líneas de acción por las que se debe regir la Federación, dando más participación y defendiendo los intereses de las empresas promotoras en Andalucía.

Cómo valora los situación de las inversiones de la Administración pública?

En general la inversión de las Administraciones Públicas ha descendido en torno a un 80%. La Administración tiene como principal reto el conservar y reforzar a toda costa su fuerza laboral y su estatus sin que les pese la duplicidad de funciones, la baja productividad y la nefasta gestión que se pueda llegar a hacer. Además, siguen manteniendo administraciones paralelas, Agencias y empresas públicas. Pretendiendo financiarlo todo con una escasa recaudación de impuestos, muy mermada debido a la caída de la actividad. Por supuesto el presupuesto restante para inversiones es pírrico.

¿Debemos apostar por la rehabilitación y regeneración urbanas para empezar a levantar el sector?

Sin duda el sector debe virar hacia la rehabilitación, en este momento se están perfilando importantes planes como el de Construcción Sostenible que incentivaran la actividad rehabilitadora. Tenemos un parque de viviendas con un alto porcentaje de edificios sin ascensor y construcciones de los 60 y anteriores, que requieren una intensiva actuación que los haga más habitables, más eficientes energéticamente y más funcionales.

Por otro lado hay gran cantidad de barrios en Andalucía que pueden ser objeto de una regeneración integral, lo que conlleva esponjar la zona re urbanizando cuándo sea necesario, realojar a las familias y construir integralmente las viviendas necesarias para que las familias vuelvan finalmente a sus nuevos inmuebles.

Ustedes han demandado en numerosas ocasiones la flexibilización normativa para simplificar procedimientos ¿satisface sus expectativas la recientemente aprobada Ley de Medidas Normativas para reducir las trabas administrativas a las empresas en Andalucía?

Se están llevando a cabo algunas iniciativas, pero la realidad es que sigue siendo insuficiente, la realidad es que los plazos en Andalucía son una lacra que espanta a inversores, empresarios, emprendedores y todo tipo de ciudadanos. Lamentablemente hay seguir mejorando, está todo por hacer.

Algunas voces de FADECO han criticado las “dos políticas” que hay en el seno del ejecutivo andaluz como consecuencia del Gobierno de coalición ¿existe efectivamente riesgo de inseguridad jurídica por esta cuestión?

La seguridad jurídica no debería ponerse en entredicho nunca, cuestión que lamentablemente no siempre sucede. Tenemos un marco jurídico estable y consolidado, pero al que añaden una cuantía de normativa y legislación tan brutal que frecuentemente es la Administración la que decide de una manera acomodada a sus circunstancias. Es increíble que a día de hoy haya promotores de vivienda protegida en alquiler con opción de compra que no han cobrado las ayudas comprometidas, hablamos de viviendas terminadas y habitadas en algunos casos hace más de 3 años.

Tampoco se entiende como la Administración deja de pagar facturas y acumula retrasos en los pagos de forma sistemática sin que pase absolutamente nada. Frecuentemente las empresas se encuentran indefensas ante una Administración garantista de sus intereses y olvidadiza con sus obligaciones.

Otro tipo de situaciones consecuencia de los bandazos políticos  dan al traste  proyectos como la carretera Iznalloz – Darro, y no son buenas para nadie. Después de adjudicado el proyecto y puesta la primera piedra, la Consejera entrante decide que el modelo de colaboración público –privada no es interesante para Andalucía, cancelando la licitación y anulando el concurso, Lamentable.

En su toma de posesión usted reclamó una mayor profesionalización del sector ¿Puede detallarnos un poco más este posicionamiento y que ventajas puede reportar esa senda?

Buena parte del sector tiene capacidad de mejorar su formación a todos los niveles, así se hace necesario reforzar diversas líneas desde el ámbito de la Prl, hasta el ámbito directivo. Así el apoyo en la toma de decisiones, planificación, visión estratégica, técnicas de venta, análisis de demanda, tendencias del consumidor… son capacidades a mejorar en nuestras empresas, que harán más eficaz la gestión, más competitiva la empresa y acotará los riesgos.

¿Qué incidencia cree que tendrá en nuevo Reglamento de la ley de Costas en el sector? ¿Cuál es su valoración de la norma?

Es complicado saber el alcance real que puede llegar a tener en Andalucía. La situación competencial, hace que las competencias en Ordenación del Territorio las tenga la Junta de Andalucía, y a día de hoy se está redactando el Plan de protección del litoral, cuestión compleja si tenemos en cuenta la inmensa diversidad de la costa andaluza. Sería poco comprensible que esta norma tratara de igual modo a zonas costeras tan desarrolladas como Málaga o Almería que a otras como la de Granada. Por su puesto, también se deben tener en cuenta las importantísimas diferencias orográficas y sobre todo la situación de las infraestructuras en cada zona. Sería muy injusto que la Costa Granadina se quedara sin la posibilidad de explotar turísticamente por la acción de un decreto o una norma, cuando en 2014 aun no existen vías de comunicación que llegaron a otras provincias con más de veinte años de anticipación. Esperamos que el sentido común y la capacidad de creación de empleo que tiene el Turismo permitan un desarrollo necesario en nuestra costa.

En cuanto a los presupuestos de la Junta para 2015 ustedes han mostrado su desconfianza públicamente ¿qué les lleva a esta postura?

La situación de los presupuestos es lamentable, venimos de unos presupuestos de 2014 con cero inversiones, no provincializado y de los que se desconoce el grado de ejecución. Para 2015 esperamos que se provincialice el presupuesto. Vivimos una situación en la que la Junta se permite seguir con inversiones mínimas y ni tan siquiera presupuesta cuantías suficientes para conservar y mantener las infraestructuras andaluzas. Creo que hay prioridades que pasan por encima de mantener agencias públicas y personal no funcionario, que se convierten en gasto poco productivo y recurrente.

Las preferencias en la Administración andaluza da estos resultados. Mientras,  seguimos a la cabeza del paro,  los casos de corrupción se multiplican y la presión fiscal a las empresas y particulares es insoportable.

Usted a menudo habla de modelos sostenibles en el desarrollo urbanístico y en las intervenciones públicas ¿es el sector en su conjunto consciente de la necesidad de afianzar un modelo que tenga por principio esa sostenibilidad?

El conocido como “cambio de modelo productivo” que un buen día se inventaron nuestros dirigentes ha demonizado al sector de la construcción, y ahora tenemos las consecuencias. En Andalucía, el sector ha perdido 360.000 puestos de trabajo, cuestión totalmente inasumible por otras actividades productivas.  En este momento la situación es muy delicada, pero el desarrollo de la actividad pasa por mejorar el proceso urbanístico, siendo mucho más flexibles y adaptándolo a la demanda real de cada municipio; desde luego de un modo mucho más racional en cuanto al consumo de suelo y eficiencia. A menudo nos encontramos municipios que han desarrollado cientos de viviendas unifamiliares y que no solo no tienen salida en el mercado, sino que además, son muy costosas para los municipios por los gastos que conlleva la recogida de basuras, de limpieza, de mantenimiento y alumbrado….

¿En qué medida la internacionalización de nuestras empresas ha salvado a parte del sector?

Los procesos de internacionalización han ayudado a mantenerse a las empresas que con anterioridad al inicio de la crisis se habían implantado en diferentes países. Son procesos, costosos, lentos y con una capacidad de retorno muy limitada. Las empresas que acometen procesos de internacionalización como vía de mantener su actividad y con capacidades inversoras limitadas fracasan mayoritariamente.

Por último, un deseo para el nuevo año…

Que las infraestructuras AVE y A7 concluyan y se pongan en uso. Que las Administraciones sean capaces  de legislar pensando en las empresas y en los ciudadanos. Que las empresas incrementen su capacidad para generar empleo, señal inequívoca de reactivación económica y finalmente agilización real de los trámites administrativos.

Hispacolex