Noticias HispaColex

12/05/2017

La Vitalidad de Silvia Espelt, abogada de HispaColex, en su aventura por el desierto

Silvia-Espelt-web-recortada

En este post recogemos la increíble experiencia vivida por nuestra compañera Silvia Espelt Otero, directora del Dpto. de Derecho Fiscal, que ha llevado el nombre de HispaColex por el desierto de Marruecos.

Dicen que la 12ª edición de la Titan Desert será recordada por sus espectaculares paisajes, su dureza extrema y por la batalla titánica que han protagonizado todos los ciclistas en una carrera con emoción hasta el final, no exenta de dificultades en los 612 kilómetros de su recorrido, en los que han tenido que superar extensas dunas, desierto, jornadas de más de 100km con viento y calor extremo…

Todos los medios de comunicación han coincidido en que la TITAN 2017 ha sido un auténtico reto para todos los bikers.

HispaColex Silvia Espelt Javier López Titan Desert MTB

Pero dejamos que sea nuestra compañera, Silvia, la que nos lo cuente.

TERMINÉ LA TITAN DESERT, y aún no me lo creo.

“A veces pienso que confío mucho en mis posibilidades, creo que en exceso, jeje. Otros lo llaman optimismo, actitud vital, pareceque eso de “vitalidad” en nuestro eslogan de despacho no es casualidad…Pero no solo es ese calificativo el que encuentras en los que integran la TITAN cada año, me he encontrado con muchos otros que intentamos conseguir cada día en el trabajo, por no decir todos, (seguridad, estrategia, confianza, capacidad, entrega, visión, implicación, sensantez…bueno… sensatos no somos muchos, jeje).

El caso que la TITAN DESERT, es un claro ejemplo de cómo puede ser el curso de una vida. Un largo camino por recorrer, en lo que lo importante no es el final, si no las vivencias del trayecto y tu actitud ante la adversidad, esa es la pieza clave para el éxito.

La verdad es que nunca consideré la retirada, pero sí que hubo momentos que prefería mi sillón de HispaColex, que el sillín de la bici (aún no me puedo sentar con normalidad…).

Silvia 3Algunos me han preguntado sobre lo bueno y lo malo de la TITAN (digamos lo bueno, de lo malo no me acuerdo). Lo mejor sin duda, ver a mis hermanos esperándome en la meta de cada etapa con una cerveza fresquita; la convivencia en el campamento; las paradas en los avituallamientos donde podías conocer las vicisitudes de cada corredor con el que coincidías, sus historias, su fortaleza; el equipo humano tan espectacular con el que cuenta la organización RPM, que siempre estaba para facilitarte la vida; los paisajes infinitos y sobrecogedores que te hacían sentir parte de un planeta que debemos amar sobre todas las cosas.

Mi secreto mental?: tomarte cada etapa como un triunfo, e ir poco a poco, consiguiendo pequeños objetivos, (próximo control de paso, próximo control de hidratación, próxima etapa), si no te puede venir muy grande.

Mis barritas energéticas en carrera?: Bocata de jamón (ibérico a ser posible), dátiles y agua (acompañada de pastillas de sales, fundamental para evitar la deshidratación).

No será la primera vez que escuchareis esto, pero en mí, y en muchos otros con lo que me he topado, puede esta la prueba de que es cierto:Silvia 1

Para superar la TITAN con éxito (a parte de otros factores fortuitos que no puedes evitar (enfermedad, averías, lesiones…), necesitas, como es lógico un entrenamiento físico medio decente, pero mucho más importante es el entrenamiento mental, (aunque algunos ya lo lleven de fábrica..). El desierto es un medio hostil, y esos largos platós en la que la única referencia que puedes encontrar es una solitaria acacia a varios kilómetros de distancia, la arena que te impide rodar y que se te cuela hasta en las muelas, el viento…, pueden mermar mucho tu estado de ánimo, hasta el punto de querer abandonar. Por eso esa posibilidad debe borrarse de tu mente desde el principio.

En conclusión, animo a todos a hacer esta carrera, esta aventura, enriquece el alma, yo…deseando volver…”


!Gracias Silvia por compartir tu experiencia con nosotros!

Os animamos a ver este vídeo de dos Titan Legends (aquellos que llevan recorridos más de 3.500 kilómetros) en el que, Ramón Aranda y Ramón Espelt, hermano de nuestra compañera Silvia, recuerdan con buen humor como fueron sus inicios.

HispaColex

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *