Seguros

17/10/2012

Indemnización concedida por la caída en tu comercio habitual

Fotografía de un comercio en liquidación por cierre en el que un ciente puede sufrir una caída que habrá que indemnizarLa caída en el comercio

Siguiendo con el caso planteado en el blog anterior, vamos a plantear que sucede con este tipo de caídas cuando se producen en un establecimiento público, como puede ser tu restaurante favorito, tu centro de salud o tu supermercado habitual. Este tipo de caídas son más frecuentes de lo que pudiera parecer, pero en la mayoría de los casos las lesiones producidas por estas caídas no son indemnizadas, bien porque se desconoce dicha posibilidad, o bien porque no sabemos cómo realizarlo. Efectivamente, es necesario conocer en que supuestos y que necesitamos para poder reclamar frente al dueño del restaurante que no dispone de las correspondientes medidas de seguridad, o ante el supermercado que no realiza una limpieza adecuada de sus instalaciones, etc.

En primer lugar, debemos conocer cuáles son los requisitos que deben de cumplirse para poder reclamar por este tipo de accidentes:

1º) Es necesario demostrar la realidad y forma de producirse el accidente.

2º) Acreditar la existencia y gravedad del daño producido como consecuencia del accidente.

3º) Por último, es imprescindible demostrar la culpabilidad o falta de diligencia de la entidad responsable, y que el siniestro producido se deba exclusivamente a esa falta de diligencia.

Lo anterior puede parecer fácil, pero en la práctica suele traer serias dificultades, dado que es necesario reunir prueba suficiente para demostrar que se reúnen los presupuestos anteriores, como puede ser: testigos presenciales del accidente, informes periciales que acrediten la falta de diligencia en el actuar del ente responsable, etc. No obstante, como decimos si se consigue demostrar lo anterior, se pueden conceder importantes indemnizaciones como por ejemplo sucede en el caso real que vamos a analizar, en el que se indemniza a una señora por importe de 17.617,25 euros, como consecuencia de la caída en el supermercado Mercadona.

En este supuesto, se consigue demostrar que la señora se cae en el supermercado tras resbalar a consecuencia de la presencia de agua y restos de productos alimenticios por el suelo, condenándose al supermercado por no haber podido las medidas adecuadas como hubiera sido proceder al correcto secado del suelo una vez realizadas las labores de limpieza. La indemnización que se concede por la fractura de la rótula derecha producida como consecuencia de la caída en el supermercado asciende a 17.617,25 euros, que se corresponde con los siguientes conceptos:

a)      Por los 4 días de hospitalización, la cantidad de 232’76 euros

b)      Por 126 días de impedimento, la cantidad de 5.957’28 euros.

c)     Por 49  días no impeditivos pero precisos para su completa curación, la cantidad de 1.247’54 euros

d)     Por las secuelas que le quedan como consecuencia del accidente, la cantidad 8.578’10 euros

e)      Por los gastos médicos soportados hasta su curación, la cantidad de 884 euros.

f)       1.601’57 euros en concepto de incremento de la indemnización básica, por el factor corrector de perjuicio económico.

g)      Por los gatos satisfechos por los gastos médicos y de rehabilitación, la cantidad de 144 euros

En conclusión, debemos de ser conscientes que existen una serie de riesgos inherentes a la vida humana que tenemos el deber de soportar, pero asimismo existen otros muchos riesgos a los que nos vemos expuestos como consecuencia no sólo de un mal funcionamiento de la Administración, sino también por una falta de diligencia en la adopción de medidas de seguridad en los establecimientos públicos, etc., que nos pueden generar un daño que no tenemos el deber de soportar y que, contando con la prueba correspondiente deben de ser reclamado al ente responsable y debidamente resarcidos.

Hispacolex